Dermatitis Atópica

Niveles en Sangre PlanFarma
Pon a punto tu bienestar
marzo 5, 2018
Piernas cansadas, síntomas y prevención
junio 4, 2018

La dermatitis atópica es un trastorno cutáneo que afecta a entre el 2% y 5% de los adultos y entre el 10 y el 20% de los niños. Se trata de un trastorno crónico y prolongado, caracterizado por piel seca, descamada  e irritable y que evoluciona a modo de brotes durante los cuales los síntomas son más molestos.

La piel con atopia está alterada, no realizando adecuadamente su función de barrera protectora.
Por un lado permite la entrada de infecciones, alérgenos y sustancias irritantes que hay en el medio ambiente; por otro lado, no evita la salida de agua produciendo una piel seca que causa más picor.

La dermatitis atópica es común en bebés, pudiendo comenzar a manifestarse a los pocos meses de vida; en algunos casos se supera y otras veces permanece en la vida adulta.

Cuidar la piel atópica, incluso cuando no presenta síntomas, es fundamental para mantenerla controlada y alejar nuevos brotes.

Aproximadamente un 10% de la población adulta padece dermatitis atópica.

Existen factores que pueden empeorar la dermatitis atópica, tales como:

  • Alergias, al polen, a los ácaros del polvo o los animales que se encuentran en el ambiente.
  • Resfriados, gripe o el aire seco en el invierno.
  • Contacto con materiales irritantes y químicos, perfumes o tintes agregados a las lociones o jabones para la piel, contacto con materiales ásperos (lana).
  • Piel reseca, humedad continua (por duchas frecuentes, natación o sudor). Cambios bruscos de temperatura, por enfriamientos o sudoración.
  • Estrés emocional.

La prevención es un pilar fundamental en el tratamiento de la dermatitis atópica.  Al tener la piel seca, se debe evitar dañar y deshidratar aún más su barrera cutánea (ya lesionada de base), por lo que una correcta higiene es muy importante.

Por ello, la hidratación y la restauración de la barrera cutánea mediante emolientes es un paso muy importante tanto en el tratamiento de brotes agudos como para su prevención.

Baños cortos, enjabonados no excesivos con geles específicos para atopia y una correcta hidratación post ducha.

La aplicación de la crema emoliente es recomendable después del baño, con la piel un poco húmeda,  porque así facilitamos su absorción. Los mejores emolientes son los que simulan la composición de los lípidos naturales de la piel, compuestos por ceramidas, colesterol, ácidos grasos esenciales y glicerol así como la urea, que tiene un efecto reparador de la función barrera y aumenta la defensa antimicrobiana.

Hay que tener en cuenta que el rascado de la piel lesiona la barrera cutánea de por sí ya dañada, perpetuando el brote y dejando la piel más susceptible a posibles infecciones y alergias.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies