Nutrición en primavera

La primavera, la sangre y …¿Qué más nos altera?
marzo 24, 2019
Previsión de alergias para la primavera de 2019
abril 16, 2019

La primavera ofrece una gran variedad de frutas y verduras de temporada con las que añadir variedad, color y salud a nuestros platos. Apostar por ellas nos permitirá elaborar comidas más sabrosas que mantengan sus características nutricionales y organolépticas.

La primavera es época de alergias. ¿Influye la alimentación en ellas? 

Algunos alimentos pueden ayudar a prevenir o a reducir los síntomas de la alergia primaveral porque contienen sustancias que tienen efecto antihistamínico, antioxidante o incluso antiinflamatorio.

Por ello una alimentación adecuada puede ser el mejor antihistamínico frente a la alergia, haciendo más llevaderos los efectos como los problemas respiratorios, la mucosidad, la tos, e incluso el lagrimeo y la congestión nasal.

Es muy importante empezar a incluirlos en la dieta antes de esta época de alergia y seguir tomándolos durante la primavera. Por ejemplo, algunos de ellos serían los alimentos ricos en vitamina C como los cítricos, el kiwi, las fresas, las frutas silvestres… Recordemos que la vitamina C tiene un alto poder antihistamínico y contribuye al buen funcionamiento del sistema inmunitario.

Otro ejemplo es la vitamina B5, o lo que llamamos también ácido pantoténico; se le atribuyen efectos antihistamínicos y antiinflamatorios, por lo que también puede ayudar a reducir la congestión que se asocia a muchos tipos de alergia primaveral.

El ácido pantoténico está ampliamente distribuido en la naturaleza. Su nombre viene del griego, panto, que significa en todas partes, por lo que todos los alimentos lo contienen en mayor o menor cantidad, y no suele haber deficiencias de esta vitamina en la población.

Entre las fuentes de origen animal destacan por ejemplo el hígado, la carne de ave, los huevos, y entre los vegetales levaduras, verduras de hoja verde, frutos secos, setas, y también legumbres.

Otro ejemplo: los alimentos con sustancias antiinflamatorias como el pescado, especialmente el azul, porque tienen un alto contenido en omega 3,  o los alimentos ricos en azufre como ajos y cebollas, coles, frutos secos y legumbres.

Es interesante incluir yogures u otras leches fermentadas, ya que las bacterias que contienen estos productos regulan la flora intestinal y protegen frente a los ataques externos.

Por el contrario, es recomendable evitar o consumir con moderación alimentos con alto contenido en histaminas, como por ejemplo el queso o los chocolates, y los vegetales fermentados.

¿Qué alimentos de temporada hay en primavera? 

Es recomendable tomar alimentos de temporada, porque además de ser más sabrosos, conservan sus propiedades nutritivas y cubren las necesidades nutricionales de esta época del año.

La primavera es el momento en que verduras, frutas y legumbres están en su mejor momento. Es la estación de las frutas de color rojo: fresas, fresones y frambuesas, y frutas ricas en vitamina C con un alto contenido en agua y en fibra. En el momento de la compra, cuanto más rojas, mejor, y muy importante que sean de proximidad.

Tenemos también las frutas amarillas o anaranjadas, nísperos, albaricoques, nectarinas… Son ricas en carotenos, precursor de la vitamina A; tienen propiedades antioxidantes y protegen nuestra piel de los efectos de los rayos solares. Es importante aprovechar cuando está la temporada de estas frutas porque son deliciosas y duran muy poco.

En cuanto a las verduras, la primavera es época de ajos, cebollas tiernas y espárragos, producto estrella de la primavera. Son verduras que contienen mucha fibra y pocas calorías, y son muy apreciadas en la cocina porque se pueden preparar de muchas maneras y en multitud de recetas como, por ejemplo, revueltos con huevo, platos de pasta, arroz, patatas, carnes, guisos, y casan muy bien prácticamente con cualquier preparación culinaria.

No nos podemos olvidar de las legumbres de primavera, como los guisantes y las habas. En primavera es cuando las podemos consumir frescas y con todas sus propiedades gustativas y nutricionales. Recuerda que se recomienda consumir legumbres, mínimo, tres veces por semana. Por ser ricas en proteínas pueden ser un buen sustituto de las proteínas animales, y además tienen la ventaja con respecto a éstas que al tratarse de productos vegetales no contienen colesterol, y además son una buena fuente de fibra alimentaria.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies